POR QUÉ ES IMPORTANTE EL PROTECTOR SOLAR: LOS EFECTOS A CORTO Y LARGO PLAZO DE LA EXPOSICIÓN AL SOL

El sol es beneficioso en pequeñas dosis para el estado de ánimo y los niveles de vitamina D. Pero una intensa exposición causa efectos dañinos a corto y largo plazo. A corto plazo, la exposición a los rayos UV puede causar:

  • Quemaduras de sol Alergia al sol, trastornos de la pigmentación, acné, fotosensibilidad, fotoinmunosupresión.

A largo plazo, el sol puede provocar envejecimiento prematuro de la piel y los dos principales tipos de cáncer de piel:

• Carcinoma de células basales Melanoma

Para evitar los daños a corto y largo plazo de la exposición a los rayos UV, utiliza diariamente un protector solar UVA-UVB y adopta conductas inteligentes con respecto al sol, como buscar sombra cuando el sol es más fuerte y usar un sombrero, gafas de sol y ropa protectora.

 

EL SOL:

ES BENEFICIOSO
EN PEQUEÑAS DOSIS

UNA BREVE EXPOSICIÓN AL SOL MEJORA EL ESTADO DE ÁNIMO Y LOS NIVELES DE VITAMINA D

El sol es esencial para la vida. En pequeñas dosis, tiene un efecto beneficioso en:

  • El estado de ánimo: El sol puede ser un excelente remedio para ciertas formas de depresión estacional.
  • La síntesis de la vitamina D, que es indispensable para fijar el calcio en nuestros huesos. Para disfrutar de estos beneficios, bastan 15 minutos de exposición al sol por día.

Sin embargo, en dosis intensas, el sol también puede ser peligroso.

LOS EFECTOS A CORTO PLAZO

DE LA EXPOSICIÓN AL SOL

QUEMADURAS DE SOL

Los rayos UV tienen una serie de efectos nocivos en la piel a corto plazo. En el caso de las quemaduras de sol, los rayos del sol interrumpen los enlaces químicos en nuestro ADN lo que lleva a la ruptura de la cadena. Cuando la célula detecta un daño en el ADN, puede producirse una “apoptosis” o puede autodestruirse.

Esto lleva a un proceso inflamatorio dentro de la piel: los vasos sanguíneos se dilatan, lo que provoca que la piel enrojezca. También se vuelven “permeables”, lo que puede causar que el fluido se filtre en la piel, ocasionando hinchazón y ampollas. Los mediadores inflamatorios sensibilizan las fibras nerviosas, lo que hace la piel muy delicada y dolorosa. Las quemaduras de sol se clasifican como quemaduras de primer grado y la principal causa son los rayos UVB.

Las quemaduras de sol son más que una fuente de intenso malestar: Tan solo 5 quemaduras de sol con ampollas antes de los 20 años pueden aumentar el riesgo de melanoma (cáncer de piel) en un 80 %.

Afortunadamente, el protector solar adecuado puede reducir significativamente el riesgo de quemaduras de sol y futuro cáncer de piel para ti y tu familia.

El protector solar contiene filtros solares que absorben la energía de los rayos UV para evitar que penetren en la piel y causen daños. Asegúrate de que tu protector solar contenga una protección UVB alta o muy alta (verifica el FPS).

Más allá de la conocida condición de las quemaduras de sol, el sol está involucrado en múltiples patologías o condiciones de la piel:

ALERGIA AL SOL

La “alergia al sol” se refiere a un conjunto de afecciones cutáneas en las que la exposición al sol hace que la piel se enrojezca y se formen manchas rojas con comezón en la zona del pecho, los hombros, los brazos y las piernas. La condición más común se conoce como erupción polimorfa lumínica. En la alergia al sol, se cree que la radiación UV modifica la composición química de una sustancia en la piel, lo que provoca una respuesta inflamatoria en la raíz del enrojecimiento y la comezón.

Para prevenir la alergia al sol, necesitas un bloqueador solar seguro que haya sido probado en la piel más sensible. Busca una protección muy alta contra los rayos UVA-UVB, hasta los largos UVA , ya que ellos están particularmente implicados en la alergia al sol. Si sufres de sarpullidos enrojecidos con comezón después de la exposición al sol, debes ser meticulosa en cuanto a la protección solar y usar a diario un protector solar para la piel expuesta de la cara y el cuerpo, así como tener conductas inteligentes con respecto al sol, como usar un sombrero, gafas de sol y ropa protectora, y buscar la sombra cuando el sol esté más fuerte.

TRASTORNOS DE LA PIGMENTACIÓN

La exposición al sol es un factor clave como causa de los diferentes tipos de pigmentación desigual de la piel (color), que incluye manchas oscuras, melasma (paño) o vitíligo.

¿POR QUÉ APARECEN PARCHES OSCUROS EN MI PIEL?

Los rayos UVB estimulan las células llamadas melanocitos para que produzcan un pigmento marrón oscuro que se llama melanina, que brinda a la piel una protección natural contra el sol. En el caso de los trastornos de la pigmentación, la producción de melanina se vuelve incontrolada y desigual, lo que conduce a diferentes tipos de manchas oscuras/claras en la piel.

Si sufres de pigmentación irregular de la piel, tu primer reflejo es proteger la piel con un protector solar de rayos UVA-UVB a diario.

ACNÉ:

El sol es un falso amigo.Muchas personas creen que el sol seca la piel grasa y nivela la tez. Sin embargo, esto solo es verdad en el muy corto plazo, por ejemplo, los primeros días.
Es verdad que el sol, al principio, seca la piel y que el bronceado puede hacer que las manchas no sean tan evidentes, pero tu piel reaccionará pronto produciendo incluso más grasa para compensar la sequedad. Además, el sol engrosa la capa superior de la piel, facilitando que la grasa quede atrapada y se convierta en un caldo de cultivo para las bacterias.

Esto se conoce como el efecto rebote y explica por qué el sol es un falso amigo para los que sufren de acné.

 

Por lo tanto, en los climas con más sol, elija siempre un producto específico para el cuidado del acné que integre un FPS aceptable. Un protector solar para la piel expuesta de la cara y el cuerpo aplicado a diario (¡no te olvides de la espalda!) es fundamental si quieres evitar el efecto rebote. 

FOTOSENSIBILIDAD

En la fotosensibilidad, diferentes medicamentos hacen que la piel se vuelva altamente sensible al sol. Los ejemplos comunes incluyen a los antibióticos como la doxiciclina, la fuerte medicación para el acné isotretinoína y ciertos antiinflamatorios como el ibuprofeno. Mientras se toma un medicamento fotosensibilizante, se corre el riesgo de desarrollar una reacción parecida a las quemaduras por el sol, incluso con una exposición al sol suave. En la fotosensibilidad, la luz UV causa un cambio estructural en el medicamento, que desencadena una respuesta inmunológica en el cuerpo, lo que lleva a una intensa inflamación de la piel.

Si estás tomando un medicamento asociado con este tipo de reacción, debes proteger la piel expuesta con un protector solar UVA-UVB de amplio espectro y adoptar una conducta general inteligente frente al sol, usando un sombrero, gafas de sol y ropa protectora. Elige un producto con un FPS y una clasificación de PPD (Oscurecimiento pigmentario persistente) muy altos.

FOTOINMUNOSUPRESIÓN

Los rayos UV reducen la actividad de las células inmunológicas (glóbulos blancos) de la piel. Este efecto puede ser beneficioso en condiciones autoinmunes (en las que el sistema inmunológico se pone en marcha en exceso), como la dermatitis atópica (dermatitis) y la psoriasis. De hecho, a veces los dermatólogos prescriben la exposición al sol en estas condiciones (durante un período de tiempo controlado para evitar las quemaduras de sol y los daños en la piel). Pero la supresión inmunológica también puede ser perjudicial. En el caso del virus del herpes simple, la exposición al sol puede provocar úlceras bucales en los labios al suprimir las células inmunológicas que mantienen el virus bajo control. Si sufres de úlceras bucales, utiliza diariamente un protector solar para el rostrosin olvidar la importante zona de los labios. También puedes usar un producto con protección específica para labios.

LOS EFECTOS A LARGO PLAZO

DE LA EXPOSICIÓN AL SOLMás allá de todos estos efectos a corto plazo (en general, reversibles) de la exposición al sol, el sol también puede tener un impacto a largo plazo sobre la piel. Esto se divide en dos categorías básicas:

El envejecimiento prematuro de la piel y el riesgo de contraer cáncer de piel. 

LOS RAYOS UV Y EL ENVEJECIMIENTO

PREMATURO DE LA PIEL

Los rayos UVA alteran los componentes principales internos de la piel, como las fibras de colágeno y elastina. Con el tiempo, la exposición al sol provoca un adelgazamiento y un ahuecamiento de la piel, lo que lleva a una pérdida de volumen y elasticidad, así como a la aparición de arrugas acentuadas. Los rayos UVB también estimulan la producción irregular de pigmentos en la epidermis, lo que produce manchas oscuras (también conocidas como manchas de la vejez) y una tez amarillenta. En general, estos cambios en la piel se conocen como foto-envejecimiento

USO DIARIO DEL PROTECTOR SOLAR FACIAL PARA EVITAR LOS SIGNOS DEL FOTOENVEJECIMIENTO

Para tratar y prevenir el foto-envejecimiento, tu primer recurso es un protector solar facial UVA-UVB de amplio espectro de uso diario. Es bueno saber que: Incluso en un día gris y lluvioso, la piel está expuesta a los rayos UV que gradualmente causarán la aparición de los estigmas del foto-envejecimiento. Para proteger completamente tu piel, usa un protector solar todos los días, no solo cuando el clima está cálido y soleado.

LOS RAYOS UV

Y LOS RIESGOS DEL CÁNCER DE PIELEn la actualidad, el riesgo de desarrollar cáncer de piel es de 1/1001. Las vacaciones más largas, la búsqueda de destinos cada vez más soleados, las actividades al aire libre y el bronceado artificial, todo ayuda a explicar este aumento en los casos de cáncer de piel. Esto se debe a que la exposición al sol es la causa más importante de cáncer de piel. Aumenta el riesgo de los dos tipos principales: Carcinoma de células basales y melanoma.
¿Quieres saber las buenas noticias? Si se detecta a tiempo, el 90 % de los casos de cáncer de piel pueden curarse.

 

EL PROTECTOR SOLAR UVA-UVB USADO DE POR VIDA PROTEGE CONTRA EL MELANOMA

La mayoría de los melanomas se pueden prevenir con el protector solar UVA-UVB adecuado. Para reducir el riesgo de melanoma:

  • Los bebés y niños menores de 3 años no deben exponerse directamente al sol y deben usar protector solar incluso a la sombra.
  • Los niños mayores de 3 años deben usar protector solar en la piel expuesta cuando estén al sol, se les debe animar a usar sombreros, gafas de sol y ropa protectora y buscar la sombra cuando el sol esté más fuerte.
  • El uso de protector solar y las conductas inteligentes deben continuar durante toda la vida.

La infancia es realmente el momento de aprender las conductas seguras frente al sol porque las quemaduras de sol en la infancia son un factor de riesgo clave para el melanoma. Además, estás inculcando conductas que les resultarán muy buenas por el resto de sus vidas.

EMERGENCIAS

X